Estás deseando echarte a la carretera para quemar suela, y recobrar el ritmo perdido tras las vacaciones, pero no sabes por dónde empezar?

 

2

1. EMPIEZA POR LOS PIES

Antes de elegir unas zapatillas de running, piensa sobre qué superficie vas a correr, cuanto tiempo van a durar tus sesiones de entrenamiento y qué ritmo van a tener. Si eres un corredor de tipo medio (con entrenamientos de dos o tres días a la semana sobre superficies duras como el asfalto), busca zapatillas ligeras, transpirables, con suela que te ofrezca una buena amortiguación.

 

 

1

2. DEJA EL FRÍO DE LADO

Las mallas de running son perfectas para salir a correr una vez pasado el verano. Son cálidas y se adaptan perfectamente al cuerpo, creando una gran sensación de confort durante la carrera. Además, muchas de ellas recogen la musculatura de manera que en las tiradas largas no sufras más de lo debido. Si vas a correr en primavera u otoño, escoge unas mallas de corte pirata. Tampoco es mala idea hacerse con unas largas para ir bien cubierto los días más fríos.

 

 

33

3. SIÉNTETE LIBRE

¿Eres de los que necesita la mayor libertad de movimientos posible durante las carreras? Entonces lo tuyo son los pantalones cortos. Los Ipso Combi ofrecen un rango de movimientos (gracias a su diseño curvo y holgado) a prueba de agobios y aperturas.

 

 

1

4. SÉ TECNOLÓGICO

Las camisetas de running más innovadoras emplean tejidos ligeros y transpirables, reduciendo la presencia de costuras al mínimo, además de contar con elementos reflectantes que te ayudarán a ser más visible en condiciones de poca luz y a garantizar tu seguridad.

 

 

1

5. PROTÉGETE

¿A quién le apetece salir a darlo todo cuando hace mal tiempo? Probablemente a ti que has sido lo suficientemente previsor como para hacerte con un buen cortavientos que te proteja del frío, de la lluvia o de las excusas para quedarte en casa.